Aprendiendo a depender de Dios

Depender de DiosTítulo: Radiografía de Un corazón que depende de Dios

Texto: Santiago 5:13-16

13 ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas.

14 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.

15 Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

Introducción:

Vamos a hacer una radiografía, un examen que nos muestre el estado de nuestro corazón, y así podemos identificar en que estamos fallando y cómo podemos cambiar aquello y agradar a Dios.
Una persona que no depende de Dios, no se puede considerar cristiana. Los cristianos debemos aprender a vivir dependiendo de Dios en todo momento. Cuando uno lee la biblia nos damos cuenta que por sí solos no podemos llegar a tener un buen final, sino esta Dios con nosotros.
Es cosa que miremos al mundo a nuestro alrededor y nos podemos dar cuenta de cuanta gente anda sin rumbo, sin un propósito en su vida alejados de Dios.

Un corazón dependiente de Dios, es un corazón que confía en el Señor en toda circunstancia, y que está en constante oración.

Proposición: Les invito a considerar 3 circunstancias en las cuales aprendemos a depender de Dios, y que partir de aquí examinemos nuestras vidas y hagamos una radiografía de nuestro corazón.


I-. Dependiendo en la prueba V 13 ¿Esta alguno afligido haga oración?
a-. Depender de Dios en momentos de aflicción es como algo lógico, pero créame que no es algo que se dé inmediatamente.
Las personas en primer lugar reclaman cuando están en medio de la prueba ¿porque a mí? ¿Por qué a nosotros?
Otros tratan de resolver sus conflictos o pruebas a su manera, no tomando en cuenta a Dios. A veces es murmuración, y también falta de fe. Cuando ya hemos buscado todas las posibles soluciones y no funcionan, decimos: “bueno vamos orar”. Mientras que Realmente lo primero que debemos hacer es buscar a Dios en oración.
Esto significa que en toda circunstancia debemos buscar a Dios. El que sufre debe orar. Si viene el dolor, el conflicto, la prueba, de quién primero te debes acordar es de Dios, no puede haber otro.
Siempre vamos a ver a personas que sufren, que padecen de algo. Se nos olvida que en el mundo tendremos aflicción, como dice Juan 16:33, pero Jesús dijo: confiad yo he vencido al mundo.
Existes problemas emocionales, laborales, de presupuesto, etc., oremos entonces.
Santiago 1:2 Hermanos míos gozaos profundamente cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
Dios permite pruebas para que nosotros aprendamos a depender de él.
El mayor gozo es cuando estamos llenos de Dios, pero muchas veces ante la aflicción nos llenamos de Dios, porque le buscamos más profundamente.

Aplicación: Necesitamos la sabiduría de Dios para poder enfrentar los conflictos que tenemos, sólo él nos dará el camino perfecto para salir de aquella situación o para entender lo que Dios busca en nosotros al permitir aquello, porque Dios siempre tiene un propósito.

 

II-. Dependiendo en la bendición.
Al que esta bendecido, la tentación principal es no depender de Dios, pues cree que todo lo ha logrado es por sus propios méritos.
La primera reacción que deberíamos tener es cantar alabanzas a nuestro Dios, esa es la recomendación de Santiago.
Olvidarse de Dios es lo más común de lo que Ud. Mismo cree, aun perteneciendo a una iglesia. Tendemos a olvidar que de Dios viene toda bendición. Que es por su gracia que somos salvos. A veces pensamos que nuestra integridad, nuestra fe es lo que mueve a Dios a favor nuestro. Si somos hijos de Dios, debemos comportarnos como tales.

Deuteronomio 6:10-12 10 Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste,
11 y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies,
12 cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

En nuestros mejores momentos lo que debemos hacer es acordarnos de Dios, porque todo proviene de él.
A Dios le debemos gratitud, aquello nos llevará a tener humildad de reconocer a Dios en todos nuestros caminos.


Lucas 12:16-21
16 También les refirió una parábola, diciendo: «La heredad de un hombre rico había producido mucho. 17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: “¿Qué haré, porque no tengo donde guardar mis frutos?” 18 Y dijo: “Esto haré: derribaré mis graneros y los edificaré más grandes, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 19 y diré a mi alma: ‘Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; descansa, come, bebe y regocíjate.’” 20 Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma, y lo que has guardado, ¿de quién será?”21 Así es el que hace para sí tesoro y no es rico para con Dios.»

Aplicación: No debemos ser necios, de olvidarnos de Dios en los tiempos de la abundancia y creernos que tenemos mérito alguno. Dios es la mano que nos bendice y a él debemos dar gloria.

 

III-.Dependiendo en el cuerpo de Cristo V14.
Aquí Dios nos enseña que demostramos nuestra dependencia de él cuando aprendemos a compartir nuestra necesidad con el cuerpo de Cristo. Y también a bendecir al cuerpo.
Santiago dice esta alguno enfermo llamé a los ancianos, para que oren por él.
Existen personas que no solicitan ayuda a otros hermanos y líderes, y luego se molestan porque no acuden, pero ¿Cómo prestar ayuda si no se está al tanto de lo que pasa?
No debemos ser orgullosos, y debemos aprender a llamar a los pastores y hermanos de la iglesia para solicitar apoyo.
La unidad de la iglesia es una muestra de la dependencia de Dios.
A Dios no le gustan los llaneros solitarios, dejó establecida una iglesia donde podamos ser guiados, bendecidos y consolados.

Conclusión:
Al realizar una radiografía que muestre nuestro corazón, notamos que no en todo tiempo, o en toda área de nuestra vida estamos mostrando dependencia de Dios.
Pero Dios nos llama hoy a poder acercarnos a él, y cual sea la circunstancia que pasemos, Él tenga el primer lugar: agradezcamos lo que tenemos, oremos en necesidad.
Debe orar ante la aflicción, en la bendición y junto a la iglesia. Y juntos avanzar por tener cada uno un corazón que depende de Dios.